El infarto es una de las principales causas de muerte entre las españolas. Te contamos cómo identificar las señales previas a un ataque al corazón y cómo evitar los factores de riesgo

Enfermedad cardiovascular

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son aquellas que están relacionadas con trastornos del corazón y los vasos sanguíneos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los grandes grupos de enfermedades del aparato circulatorio son: la fiebre reumática aguda, cardiopatías reumáticas crónicas, enfermedades hipertensivas, cardiopatía isquémica (infarto de miocardio, angina de pecho), enfermedad cardiopulmonar, otras enfermedades del corazón (arritmias, insuficiencia cardiaca, etc.), enfermedades cerebrovasculares (hemorragia, derrame, embolia, trombosis,…), enfermedades de las arterias (aneurisma, embolia,…), enfermedades de las venas, malformaciones congénitas del sistema circulatorio y muerte súbita.

Cardiopatía isquémica

Tal y como recoge el informe “Enfermedad Cardiovascular en la mujer. Estudio de la situación en España”, de la Sociedad Española de Cardiología, las ECV constituyen la primera causa de muerte para el conjunto de la población española. Dentro de éstas, la cardiopatía isquémica ocasiona el mayor número de muertes (31% del total, un 40% en los varones y un 24% en las mujeres).

Las cardiopatías isquémicas (CI) son aquellas enfermedades directamente relacionadas con la disminución del flujo sanguíneo de las arterias que irrigan el músculo cardíaco. Una de las CI más comunes es la angina de pecho, que es la oclusión de las arterias coronarias. Suele aparecer cuando el organismo está realizando una actividad intensa, y las arterias no pueden proporcionar el riego sanguíneo que el corazón necesita en esos momentos.

El infarto de miocardio es otra de las CI más habituales, y es lo que conocemos como ataque al corazón.

Se produce cuando se obstruye completamente la arteria coronaria. Cuando el músculo cardíaco deja de recibir oxígeno, no se regenera y muere. La consecuencia es, pues, fatal.

300x400_males-corazon1

CADA 34 SEGUNDOS ALGUIEN SUFRE UN INFARTO EN EL MUNDO

La mujer y el infarto

¿Qué ha cambiado para que las mujeres seamos en la actualidad más vulnerables a los infartos? Principalmente se debe a los cambios de hábitos. Antes la mujer soportaba menos presiones laborales (tenía menos acceso a cargos de trabajo con responsabilidad, sumados ahora a las tareas domésticas), y fumaba y bebía menos.

Ahora la mujer está más sometida a situaciones de estrés de pareja, laboral, familiar… Y sobre todo, fumamos mucho más que antes.

320x200_el-mapa-de-enfermedad-

Mal de muchas

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren más personas en el mundo por enfermedades cardiovasculares que por cualquier otra causa. Y en España, la enfermedad coronaria es la principal causa de muerte entre las mujeres. Pero hay algo más, según la Sociedad Española de Cardiología (SEC), la mortalidad tras un primer infarto agudo de miocardio es un 20% mayor en mujeres, especialmente en países como España.

Mortalidad

El infarto de miocardio en la mujer tiene peor pronóstico vital a corto plazo que en el caso de los hombres. El promedio de hombres que mueren de infarto entre los 35 y 74 años es del 46%, la mayoría de ellos en las primeras horas o durante el primer mes después del infarto.

En el género femenino el índice de mortalidad es más alto y se eleva hasta el 53%. La diabetes y la hipertensión arterial entre las mujeres que han sufrido un ataque al corazón son los factores determinantes en la letalidad.

También se ha demostrado que las mujeres tardan más en acudir al especialista, entre otras razones porque tanto ellas como el médico de urgencias pueden tener más dificultad en identificar los síntomas del infarto.

Qué hacer si notas que estás sufriendo un infarto

Lo más importante es llamar lo antes posible a urgencias: los anticoagulantes que se administran en estos casos actúan mejor durante la primera hora. El factor tiempo es básico para evitar consecuencias permanentes o incluso fatales. Sigue las instrucciones del personal de urgencias y, si es posible, no te quedes sola. Procura no perder los nervios y piensa que la ayuda está a punto de llegar.

EL INFARTO EN LA MUJER TIENE PEOR PRONÓSTICO QUE EN EL HOMBRE

Cómo ayudar a alguien que sufre un ataque al corazón

Deberías llamar rápidamente a urgencias y seguir las instrucciones que te faciliten mientras esperas a que llegue la ambulancia. Intenta transmitir tranquilidad. Haz que la otra persona se sienta lo más cómoda posible. Es muy importante que respire con normalidad. Pregúntale si tiene alguna medicación para el corazón. Si es así, dásela. Si no, puedes administrarle una aspirina. Si la situación empeora, pide a los servicios de urgencia que te informen de cómo realizar la reanimación cardiopulmonar.

300x400_males-corazon2

Síntomas del infarto en femenino

Una mujer no tiene por qué experimentar los mismos síntomas que un hombre cuando sufre un ataque al corazón. De hecho, a menudo presentan síntomas atípicos y de forma tardía, lo que dificulta el diagnóstico y eleva el riesgo de muerte.

Por este motivo es importante que tengas claras cuáles son las señales que indican que tú u otra mujer estáis sufriendo un infarto. Cuanto más rápido se actúe, más tiempo para gestionar el ataque al corazón.

Señales de infarto:

  • Presión incómoda en el pecho, sensación de dolor en el centro del pecho que puede durar unos minutos, o bien desaparecer y volver a aparecer.
  • Dolor en uno o ambos brazos, en la espalda, el cuello, mandíbula o estómago.
  • Falta de aire, acompañada o no de dolor en el pecho.
  • Otros signos como sudor frío, náuseas o mareo.
  • Al igual que en los hombres, el síntoma de infarto más común entre las mujeres es el dolor de pecho o malestar. La diferencia es que, en el caso de las mujeres, existe mayor tendencia a experimentar otros de los síntomas comunes, en particular falta de aire, náuseas, vómitos y dolor de espalda o mandíbula.