La información es poder. Y toda la que tengas sobre el órgano más importante de tu cuerpo, te ayudará a vivir más y mejor. Empezamos repasando su funcionamiento

EL APARATO CARDIOVASCULAR

El aparato cardiovascular está formado por el corazón y el sistema circulatorio. El fluido que discurre por venas y arterias es la sangre, que nutre y oxigena a todas las células y las libra del dióxido de carbono.

El corazón es el rey del aparato circulatorio. Situado en el centro del pecho, entre los pulmones y sobre el diafragma, su función es impulsar la sangre para que circule por todo el organismo. Es una máquina perfecta en continuo funcionamiento. Se contrae y expande de forma permanente y bombea entre 4 y 6 litros de sangre por minuto cuando está en reposo. No obstante, en situaciones de estrés o cuando realizas ejercicio físico intenso, el corazón puede llegar a duplicar o triplicar su frecuencia de bombeo.

LAS ARTERIAS Y LAS VENAS

La red de distribución del corazón son las arterias y venas. Las primeras transportan la sangre oxigenada desde el corazón a todos los tejidos del organismo; las venas se encargan de llevar la sangre con poco oxígeno. Las arterias se ramifican en vasos más pequeños y éstos en capilares, que son los más pequeños y abundantes y transportan la sangre por los tejidos.

300x450_corazon-informacion

EL CORAZÓN

El corazón se divide en cuatro partes, dos aurículas y dos ventrículos. La sangre empobrecida de oxígeno, tras circular por el cuerpo, llega a la aurícula derecha por las venas cavas superior e inferior. De ahí se dirige al ventrículo derecho y circula hacia los pulmones, donde podrá oxigenarse. La aurícula izquierda recibe la sangre limpia, que pasa al ventrículo izquierdo. La sangre oxigenada sale por la arteria aorta y se distribuye al resto del cuerpo para nutrir a las células y proporcionarles el oxígeno que recargó en los pulmones.

La mujer tiene una caja torácica y un corazón más pequeño que el del hombre, por lo que la cantidad de sangre que expulsa cada vez que se contrae también será menor que la del hombre, a pesar de tener la misma demanda de oxígeno. Así las cosas: el corazón de una mujer late más veces por minuto que el de un hombre.